Ir al pié de página


Reino de Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial

Estudios de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: Erwin Rommel, abhang


Reino de Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial

Notapor by:imlp: » 10 May 2009 14:39

Reino de Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial


El Reino de Yugoslavia, que sucedió al Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, fue un Estado balcánico que existió desde el 3 de octubre de 1929 al 2 de diciembre de 1945. Comprendía el área de las provincias de Eslovenia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Montenegro y Macedonia, Croacia y Eslavonia.

El nuevo nombre del Estado era en realidad común ya antes de su institución oficial, siendo este poco usado fuera del ámbito oficial. Provenía del serbocroata Jug (sur) y Slavia (territorio eslavo), término por el que se designaba desde el siglo XIX a los eslavos del sur, aunque normalmente sin incluir a los búlgaros.


    ÍNDICE:

  1. ANTECEDENTES
  2. LA DICTADURA REAL (1929-1934)
  3. LA REGENCIA (1934-1941)
  4. PRELUDIO DE GUERRA
  5. BALANCE
  6. FUENTES




1. ANTECEDENTES


Las tensiones entre el nacionalismo serbio (envalentonado por el carácter centralista del estado) y el croata, acostumbrado a la política obstruccionista de oposición, estallaron con el asesinato en el parlamento del reino del líder del Partido Campesino Croata por parte de un diputado montenegrino. Ello llevó al Rey a clausurar el Parlamento y asumir el Gobierno del país de una manera dictatorial. Sin embargo, ello sólo reavivó las tensiones.

Además del grave problema político la dictadura heredó del anterior periodo de Gobierno parlamentario un creciente problema de superpoblación rural, debido al rápido aumento de la población y la falta de empleo fuera de la agricultura para absorberlo.

De alrededor de 14 millones de habitantes en 1931, cerca de 9,2 millones vivían de la agricultura. Abundaba el pequeño propietario que, a pesar de poseer tierras, no era capaz de sobrevivir con su producción.

Alrededor de un tercio de la superficie del país era bosque, siendo la industria maderera y de derivados la principal del país y su principal exportación, pero limitando la cantidad de tierras disponibles para el cultivo para la población que se multiplicaba.

La cantidad de territorio dedicado al cultivo extensivo impedía lograr empleo para todos los campesinos, mayoritariamente pequeños propietarios, y mantenía su nivel de vida bajo.





2. LA DICTADURA REAL (1929-1934)


Por decreto real el 6 de enero de 1929, el Rey abolió la Constitución de Vidovdan y todos los derechos que contenía.

El Rey Alejandro tomó para sí los poderes del Estado, nombrando un nuevo Gobierno que sólo era responsable ante él, acabando así el periodo de Gobierno parlamentario. El Monarca indicó, sin embargo, que la dictadura sería temporal y sólo la había implantado por la crisis del país.

La proclamación de la dictadura y la abolición de la constitución centralista fue recibida al comienzo con alivio y satisfacción por la población. El Primer Ministro elegido por el Monarca fue el jefe de la guardia real, el general Petar Živkovi?.

La maniobra del Rey no fue mal recibida en el extranjero, donde se deseaba acabar con la inestabilidad en el país ni al principio por la oposición, que se alegró de la abolición de la odiada constitución de Vidovdan y de las promesas del soberano de comenzar un nuevo proceso político.




Mapa de las provincias del Reino de Yugoslavia entre 1929 y 1941


El 3 de octubre de 1929, el país pasó a llamarse oficialmente Yugoslavia y se cambió la ordenación territorial, creándose nueve nuevas provincias (las banovinas), que sustituyeron a las 33 unidades administrativas vigentes desde 1924, de inspiración francesa.

Las unidades tenían su base en motivos económicos y políticos -el intento de aniquilación de los regionalismos. Fue entonces cuando Vladko Ma?ek, dirigente del Partido Campesino Croata, pasó a oponerse a la dictadura real.

El 4 de julio de 1930, el soberano manifestó su intención de no volver a instaurar la antigua ordenación territorial y de no permitir el regreso a la política de los antiguos partidos.

En los primeros meses la dictadura llevó a cabo medidas que se consideraban necesarias y urgentes. Se creó un Banco Agrario (15 de agosto de 1929,12 se reorganizó la administración, inflada por el favoritismo y se unificaron las leyes, medidas que el Parlamento no había logrado aprobar desde la independencia.

Se redujo parcialmente también la opresión militar en Macedonia. La corrupción administrativa se redujo efímera-mente.


Imagen

El General Petar Živkovi?, jefe de la guardia real y mano derecha del Rey Alejandro, encabezó el Gobierno de la dictadura real hasta que el régimen comenzó a necesitar pactar con la oposición en 1932


A los pocos meses, sin embargo, quedó manifiesta su falta de un programa claro y la aparición de la Gran Depresión acentuó las dificultades del régimen.

El 3 de septiembre de 1931, en parte para facilitar la obtención de un crédito internacional que paliase la penuria económica, el régimen promulgó una nueva constitución.

El régimen trataba también con esta medida de ganar popularidad e intentar prevenir un derrocamiento del régimen como el sucedido en esa época en España, que había acabado con la Monarquía.

El Rey había conseguido la destrucción temporal de los antiguos partidos políticos, ninguno de ellos nacional, pero había sido incapaz de sustituirlos con otras formaciones políticas, formándose un vacío en la política yugoslava en la que el monarca gobernaba apoyándose fundamentalmente en el Ejército y la burocracia. Mientras, a pesar de sus proclamas reformistas, se mantenían las políticas centralizadoras que habían disgustado a los regionalistas. El Estado se había convertido en un Estado policial, con nula independencia del poder judicial respecto a la dictadura y abundancia de juicios políticos contra la oposición (nacionalistas croatas y macedonios o comunistas).

Se instituyó un régimen de terror político y represión. No existía libertad de prensa ni de expresión. En el otoño de 1930, perdió el apoyo del esloveno Anton Korošec, quedando aún más en evidencia el verdadero carácter centralista serbio del régimen.


Imagen

Milan Srški?, destacado político de la dictadura real, sucedió a Živkovi? a los pocos meses de su relevo, agravando la situación del régimen con su política represiva e incapacidad para entenderse con la crecida oposición


A pesar de la promulgación de la nueva constitución de 1931, las libertades quedaron suprimidas y los nuevos cámara baja y senado elegidos por el régimen, sin voto secreto.

La constitución establecía también una nueva manera de distribuir los escaños: el partido con mayoría obtenía dos tercios de los mismos más la parte proporcional a sus votos del otro tercio, asegurando así una cómoda mayoría al vencedor de las elecciones, evitando la anterior necesidad de coaliciones.

La oposición, considerando la maniobra del Gobierno como una farsa, decidió no participar en las elecciones al Parlamento. Incluso el Parlamento elegido por el régimen acabó oponiéndose a sus manejos y el Rey trató de reconciliarse con la oposición política ya en 1932.

El general Živkovi? fue relevado al frente del Gobierno por Vojislav Marinkovi?, que debía de dar una imagen más cosmopolita al régimen y hacerlo menos militar. Formó un nuevo partido, el Partido Democrático Campesino Radical, como apoyo al régimen pero enfermo y aislado políticamente, fue sustituido el 2 de julio de 1932 por Milan Srški?, antiguo Radical.

Eminencia de los anteriores gabinetes de la dictadura en la que había desempeñado diversos puestos ministeriales, se había ganado numerosos enemigos entre los opositores por sus medidas. Su Gobierno acentuó la tensión con la oposición y la represión. La oposición, viendo decaer el prestigio del gobierno, presentó dos manifiestos de reforma en el invierno de 1932.


Imagen

Vojislav Marinkovi?


El Gobierno respondió moderando ligeramente los requisitos electorales pero, a la vez, decidiendo juzgar a destacados dirigentes de la oposición, como Ma?ek o Korošec, medida que incluso la oposición serbia condenó.

Durante 1933, la situación continuó agravándose, negándose el Gobierno a legalizar a los Radicales y a los socialdemócratas. El 27 de enero de 1934, Srški? fue relevado por el veterano Radical Nikola Uzunovi?, presidente del partido gubernamental y símbolo del agotamiento del Gobierno real.

El cambio de Primer Ministro señaló la intención del Rey de tratar de reconciliarse con parte de la oposición a la dictadura ante su creciente aislamiento, la crisis económica, la falta de avances en los problemas políticos, y el deterioro de la situación internacional.

En el exilio se encontraban fundamentalmente dos grupos opositores, croatas y macedonios. Los primeros se dividían en 3 agrupaciones principales: los seguidores de Stjepan Radi?, los conservadores reaccionarios partidarios de la restauración de los Habsburgo y los terroristas y ultranacionalistas de la nueva formación ustacha de Ante Paveli?.

Los macedonios se dividían entre los terroristas de la ORIM y los autonomistas. Ante el fracaso interno y las amenazas externas, el soberano comenzó el desmantelamiento de la dictadura real a finales del verano de 1934.


Imagen

Stjepan Radi?


El 9 de octubre de 1934, el proceso se detuvo temporalmente cuando un guerrillero macedonio contratado por el nacionalismo croata ustacha asesinó al Rey Alejandro y al ministro de exteriores francés en Marsella (véase Asesinatos de Marsella (1934). Para entonces la dictadura real, represiva y cruenta, era un fracaso palpable que no había resuelto los problemas que se había planteado (políticos, económicos y sociales) en 1929.

La muerte del Rey, no obstante, no produjo la desintegración que sus autores esperaba lograr, uniéndose el país temporalmente ante la amenaza exterior.

El monarca había logrado, sin embargo, reforzar la postura de los nacionalistas croatas, mientras había destruido las formaciones políticas serbias. A partir de 1933, con la llegada al gobierno de Hitler y más aún en 1934, con la guerra civil en Austria en febrero, la firma de los Protocolos de Roma por vecinos hostiles y el intento de anexión forzosa de Austria en julio con el asesinato del Canciller Dollfuss, Yugoslavia vio cómo empeoraba la situación internacional.


Imagen

Alejandro I de Yugoslavia


Al final de su reinado, Alejandro logró comenzar un acercamiento a la vecina Bulgaria, con la que mantenía una dura rivalidad por la posesión de Macedonia. Esta mejora de relaciones produjo la eliminación de las bandas armadas que, con base en Bulgaria, atacaban territorio yugoslavo y habían tenido gran influencia en la política búlgara.

El comercio exterior no favorecía la política de alianzas yugoslava, siendo mucho mayor con sus teóricos enemigos que con sus aliados. Las principales exportaciones del país, que decayeron enormemente durante la Gran Depresión (de 8 millardos de dinares a 3 entre 1928 y 1933), consistían principalmente en madera, productos agrícolas y ganaderos y minerales. Frente a la posición sustancialmente estable del resto de productos en proporción de las exportaciones yugoslavas, la venta de minerales aumentó notablemente a lo largo de la década como consecuencia de la preparación para la guerra de los importadores, principalmente Alemania.

La importancia de Italia, grande al comienzo del periodo, decayó rápidamente tras la participación del país en las sanciones aprobadas por la Sociedad de Naciones por el ataque italiano a Etiopía.





3. LA REGENCIA (1934-1941)


A Alejandro le sucedió en el trono su hijo Pedro II, pero al ser menor de edad, asumió la regencia su tío el príncipe Pablo junto con otros dos regentes de menor peso. La dictadura había fracasado claramente en su intento de acabar con la resistencia croata al Estado, reforzando esta postura a la vez que destruía las estructuras políticas serbias, debilitando sus partidos.

El régimen, a pesar de su ruina, se negó a realizar cambios sustanciales en las leyes del país escudándose en la minoría de edad del Rey. Esto reforzó aún más a los extremistas tanto croatas como serbios. Tras un intento del Primer Ministro Nikola Uzunovi? de formar un gabinete únicamente con sus partidarios serbios, frustrado por el regente, aquel dimitió (20 de diciembre de 1934).

La regencia encargó formar Gobierno al ministro de exteriores y hombre de confianza del rey Alejandro, Bogoljub Jevti?.


Imagen

El principal regente yugoslavo, el Príncipe Pablo, trató de reformar la dictadura heredada de su hermano y alcanzar un acuerdo con la oposición, resolviendo el problema de la oposición croata a la estructura del Estado, mientras que en el exterior trataba de frenar la presión alemana, sin poder evitar entrar finalmente en la Segunda Guerra Mundial


Jevti? comenzó su gobierno con medidas moderadas, incluyendo ministros no serbios en el gabinete, prometiendo elecciones libres y liberando al principal dirigente de la oposición, el líder del Partido Campesino Croata, Vladko Ma?ek. Declaró además su intención de llevar a cabo una descentralización progresiva de la administración.

En las elecciones de mayo de 1935, presentó candidatos en todas las circunscripciones, a pesar de su formación sólo tenía un respaldo real en los antiguos territorios serbios, logrando una mayoría de votos y de escaños gracias a la ley electoral, a pesar de las quejas de la oposición, que denunció los comicios por amañados.

Los comicios fueron en realidad una victoria moral de la oposición, logrando derrotar a varios ministros del gabinete y venciendo en ciertos distritos importantes a pesar de la intimidación gubernamental.

La oposición se negó a acudir al Parlamento y, cuando en este comenzó una campaña de duros ataques a Ma?ek el regente Pablo logró la caída del gabinete de Jevti? favoreciendo la dimisión del ministro de Defensa, el general Petar Živkovi?, de los ministros no serbios y del prestigioso ministro de finanzas, Milan Stojadinovi?.

El regente deseaba evitar la vuelta a las disputas parlamentarias que habían llevado a la proclamación de la dictadura en 1929.


Imagen

Milan Stojadinovi? con el ministro de Asuntos Exteriores alemán Konstantin von Neurath, poco antes de ser destituido como Primer Ministro


Ma?ek se mostró entonces dispuesto a permitir un Gobierno encabezado por Stojadinovi? y a participar en el parlamento si se cambiaba la ley electoral y se garantizaba la libertad en las votaciones.

El nuevo Gobierno de Stojadinovi? (24 de junio de 1935), incluyó al principal político esloveno, Anton Korošec y al bosniaco Mehmed Spaho, coaligado con Ma?ek en las anteriores elecciones. Contenía además 4 croatas, sin partido político.

Se deshizo de la mayoría de los políticos identificados con la dictadura, sustituyéndolos por tecnócratas o políticos ajenos al régimen de Alejandro. El Gobierno comenzó por relajar la censura, el terror y se permitió la instalación de una estatua del asesinado Stjepan Radi? en Zagreb.

En menos de dos meses Stojadinovi? remozó el partido gubernamental, creando la Unión Radical Yugoslava (JRZ), amalgama de Radicales, Populistas eslovenos y JMO.

La formación debía servir como cimiento del poder del Primer Ministro, que en diciembre de 1935 se deshizo de parte de los antiguos dirigentes Radicales de la JRZ que creían poder manipularle. El 6 de marzo de 1936, salió ileso y reforzado de un intento de asesinato en el Parlamento.

Los antiguos cargos de la dictadura formaron entonces una coalición opositora que no debilitó a Stojadinovi?, sino que le dio un aura de renovación frente a esta. El bloque opositor principal con Ma?ek a la cabeza siguió sin acudir a las cortes, facilitando los planes del primer ministro.

Milan Stojadinovi? con el ministro de exteriores alemán Konstantin von Neurath, poco antes de ser destituido como primer ministro. Stojadinovi? realizó un acercamiento a las potencias fascistas, principal socio comercial yugoslavo y modelo del primer ministro.

Tras afianzarse así en el Gobierno, Stojadinovi? comenzó a realizar reformas, aliviando el grave problema de las deudas de los campesinos en septiembre de 1936. Se realizaron además medidas de apoyo a los labradores como la implantación de seguros agrarios, construcción de silos y otras obras públicas, creación de institutos de investigación agrícola,etc.

Esta política, las buenas cosechas de esos años y la disposición alemana a absorber gran parte de la producción agrícola yugoslava dieron gran prestigio al primer ministro entre los campesinos.

A finales de 1936 la oposición al régimen parecía contar con la abrumadora mayoría de los antiguos súbditos austro-húngaros.

El Primer Ministro había conseguido una victoria en las elecciones municipales de diciembre de 1936, pero los distritos croatas aún apoyaban a la oposición. A pesar de las promesas de apertura del Gobierno, no hubo cambios en el censo electoral y se mantenía el terror estatal en Macedonia.

Para los nacionalistas croatas, su programa político seguía teniendo precedencia ante el social. Los primeros contactos entre Stojadinovi? y Ma?ek en 1935 habían fracasado.


Imagen

Vladko Ma?ek


A comienzos de 1937, trató de volver a lograr un acuerdo con Ma?ek pero este, incólume en las recientes elecciones, mantuvo sus exigencias. Stojadinovi? trató entonces de minar la base de su adversario con las medidas a favor de los campesinos y un intento de concordato con el Vaticano, creyendo que así se ganaría las simpatías del agro croata, católico. Este, que se había firmado el 25 de julio de 1935 no había sido ratificado por la hostilidad de la Iglesia ortodoxa serbia.

Su intento de aprobar la ley en 1937, le ganó la enemistad de ésta mientras que los votantes croatas, más interesados en sus demandas políticas que en la religión, no le respaldaron.

El concordato, que fue ratificado por la cámara baja pero no llegó a serlo por el senado, supuso un error político del Primer Ministro, que se vio forzado a abrogarlo en 1938, tras el desinterés croata y la hostilidad de la iglesia serbia. En el otoño de 1937 el primer Ministro reorganizó su formación para tener un mayor control y comenzó a adoptar la parafernalia fascista, tratando de dar a su gobierno el respaldo de un movimiento de masas, sin excesivo éxito.

El 8 de octubre de 1937, la oposición moderada, formada por los campesinos croatas y varios partidos serbios, firmaron un acuerdo de cooperación contra el régimen, que fue bien recibido por la población.


Imagen

Dragiša Cvetkovi?


Con el campesinado contento por su capacidad de vender sus productos en Alemania y obtener de ella productos industriales asequibles y las aparentes victorias diplomáticas que debían haber aislado a Ma?ek el Primer Ministro adelantó las elecciones a diciembre de 1938, seguro de su triunfo.

A pesar de celebrarse sin voto secreto, los comicios supusieron una derrota para el Primer Ministro, que sólo obtuvo el 54,1% de los votos frente a los 44,9% de la oposición.

Los miembros croatas y eslovenos se retiraron del gabinete, debilitando al Primer Ministro. La víspera de la apertura del Parlamento el 15 de enero de 1939 los diputados de Ma?ek se reunieron en Zagreb, sin intención de acudir a Belgrado, y proclamaron su indiferencia hacia el Parlamento yugoslavo, amenazando indirectamente con la guerra civil.

Ante el deterioro de la situación internacional y el de la oposición, a pesar de su reciente victoria moral en las elecciones, el regente Pablo comenzó conversaciones secretas con Ma?ek.

Cuando este mostró su disgusto por el Primer Ministro el regente lo destituyó el 6 de febrero de 1939, colocando en su lugar al maleable Dragiša Cvetkovi?, dispuesto a seguir las directrices de Pablo. A comienzos de la primavera de 1939 y con la nueva crisis internacional por la desaparición de Checoslovaquia, Ma?ek y Cvetkovi? mantuvieron contactos para tratar de lograr un acuerdo político.

Ma?ek, mantenía a la vez su alianza con la oposición serbia con el fin de lograr el establecimiento de un régimen democrático y contactos secretos con Mussolini sobre el posible apoyo italiano a la independencia de los territorios croatas.

Ma?ek deseaba obtener concesiones claras del régimen mientras que el regente consideraba el acuerdo con el dirigente croata necesario por la creciente tensión internacional que podía desembocar en cualquier momento en una guerra, libraría al régimen de su necesidad de liberalizarse y debilitaría a los opositores más radicales como los ustacha.

Tras largas negociaciones el acuerdo (conocido como Sporazum) sólo se alcanzó el 20 de agosto de 1939, días antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Por este se creaba una nueva unidad administrativa croata con autonomía, un parlamento propio y un gobernador nombrado por el trono y responsable ante este y el gobierno autónomo, pero no ante el central, quedando la nueva provincia (que contaba con un tercio del territorio y de la población del país) unida al resto de la nación a través del monarca.

El 26 de agosto de 1939, Ma?ek se convirtió en vice-primer ministro del gobierno y cuatro de sus correligionarios tomaron carteras ministeriales. El acuerdo no logró, sin embargo, su objetivo de acabar con el problema nacionalista en el país: los bosníos, serbios y eslovenos deseaban obtener la misma autonomía ahora concedida a los croatas, los serbios de Croacia se sentían desamparados ante la nueva autonomía y los nacionalistas croatas extremistas, cada vez más numerosos, pensaban que las concesiones obtenidas eran insuficientes.


Imagen

Cvetkovi? y el Príncipe Pablo


El asesinato del Rey en octubre de 1934, que contó con la complicidad de Hungría e Italia y se produjo por la incompetente vigilancia de la policía francesa, aumentó enormemente la tensión con estos países.

Francia y Gran Bretaña, interesados en ganarse el apoyo de Mussolini contra Hitler, no permitieron, sin embargo, que se culpase a Italia de las muertes durante la investigación y en la Sociedad de Naciones. Desilusionada por el papel de Francia, el principal aliado tradicional de Yugoslavia, esta fue acercándose a la Alemania nazi, con la que no tenía conflictos, y mejoró temporalmente la relación con Italia, logrando neutralizar el apoyo fascista a los terroristas ustachas entre 1937 y 1941.

La formación de un nuevo Gobierno de coalición con Stojadinovi? al frente supuso un alejamiento de la tradicional orientación pro-francesa de la política exterior yugoslava. Paulatinamente hubo un acercamiento a las potencias fascistas.

Además de la disposición alemana a comprar la producción agrícola yugoslava en un momento en que que los mercados externos habían desaparecido para esta, el primer ministro consideraba a estos países como modelos ideológicos y de organización, facilitando ambas razones el nuevo acercamiento entre los países. Contaba en esto con el apoyo del conservador ministro esloveno Anton Korošec.

La pasividad franco-británica ante la remilitarización de Renania en marzo de 1936 convenció aún más a Stojadinovi? de la necesidad de ganarse el favor de Alemania, cuyo poder crecía.

Dos semanas después de la crisis, otorgaba a Krupp la modernización de los altos hornos de Zenica, desechando a los competidores franceses y checoslovacos, teóricos aliados. La sucesión de acuerdos económicos con Alemania produjo la dependencia económica yugoslava del Reich ya a mediados de 1938.

Stojadinovi? cambió la dependencia diplomática de Francia por la económica de Alemania. Los intentos posteriores de Francia y Gran Bretaña por equilibrar la influencia alemana fracasaron ante el escaso ímpetu y desinterés e Italia no contaba con el potencial económico para hacer sombra a Alemania.

El Primer Ministro logró mejorar las relaciones con las potencias fascistas, con las hostiles Bulgaria y Hungría, sin por ello romper con Francia y Gran Bretaña ni abandonar la Entente de los Balcanes. Permitió sin problema alguno la anexión de Austria por Alemania en marzo de 1938 y el septiembre no acudió en auxilio de su aliado teórico, Checoslovaquia, frente a las amenazas alemanas.


Imagen

Momento en que Yugoslavia rubrica su entrada en el Pacto Tripartito


Tras el relevo de Stojadinovi? en febrero de 1939, Italia se apresuró a ocupar Albania el 7 de abril de 1939, como había acordado con este, y Alemania se contentó con la inclusión del antiguo embajador en Berlín como ministro de Exteriores del nuevo Gobierno bajo el control del regente Pablo.

Mussolini estableció contacto además con los campesinos croatas con la intención de desestabilizar el Gobierno. La situación de Yugoslavia en Europa fue deteriorándose poco a poco. En junio de 1940 capitulaba el principal aliado, Francia.

En el otoño los vecinos fueron cayendo bajo dominio alemán, firmando uno tras otro el Pacto Tripartito (Rumanía el 23 de noviembre de 1940, Hungría el 20 de noviembre de 1940 y Bulgaria el 1 de marzo de 1941). El ataque italiano a Grecia de octubre de 1940, que acabó con la derrota temporal italiana y la necesidad de auxilio alemán a su aliado complicó aún más la situación de la neutral Yugoslavia.

Hitler deseaba asegurarse la cooperación o clara neutralidad yugoslava para su proyectado ataque a Grecia. A pesar de la tradicional actitud hostil de la familia real yugoslava al régimen soviético, el deterioro de la situación internacional y la necesidad de un contrapeso al creciente dominio alemán aconsejaron revisar la situación.

En marzo de 1940, comenzaron las conversaciones con la Unión Soviética, que llevaron a la firma de un tratado comercial el 13 de mayo de 1940 y al establecimiento de relaciones diplomáticas en junio. Un posterior ofrecimiento soviético de armamento en noviembre no llegó a fructificar.

Rodeada y dependiente económicamente de Alemania, Yugoslavia se vio presionada dada vez más por Hitler para suscribir el Pacto Tripartito, alternativamente mediante amenazas veladas y ofrecimientos diversos.

Con su suministrador habitual de armamento (la fábrica checoslovaca Škoda) en manos alemanas, sin alternativa para abastecerse de armas, con una industria propia insuficiente para hacerlo y unas comunicaciones deficientes, el ejército yugoslavo se encontró en una situación desesperada ante las amenazas alemanas.

Su despliegue era además inadecuado, extendiéndose por las fronteras por motivos políticos. Ante esta situación el 25 de marzo de 1941 el Gobierno del regente firmó el Pacto en Viena, con las salvedades logradas de los alemanes: el compromiso de no estacionar tropas y ni utilizar el territorio yugoslavo para la campaña contra Grecia.





4. PRELUDIO DE GUERRA


El descontento serbio ante lo que se consideró una capitulación se tradujo en el golpe de Estado del 27 de marzo de 1939, debido principalmente a ciertos oficiales de las fuerzas aéreas.

El general Dušan Simovi?, jefe de las fuerzas aéreas, formó un nuevo Gobierno. Mientras la multitud celebraba el golpe en las calles de Belgrado, en Liubliana y Zagreb esta acción se veía sin entusiasmo como la decisión unilateral serbia de entrar en guerra.

El regente se exilió, proclamándose la mayoría de edad del rey Pedro II. A pesar de la impresión en la calle y en el extranjero, Simovi? trató desesperadamente de calmar a los alemanes, declarando su intención de mantener los compromisos del país, incluyendo el Pacto recién rubricado, y nombrando un ministro de Exteriores teóricamente pro-alemán.

Hitler rechazó los intentos de reconciliación el nuevo Gobierno, ordenando a las pocas horas del golpe al Ejército la inmediata invasión del país, que comenzó el 6 de mayo de 1941 con un brutal bombardeo de Belgrado. El día anterior el Gobierno yugoslavo, tratando de reforzar su posición, suscribió un acuerdo de amistad y no agresión con la Unión Soviética, que finalmente no le reportó ayuda ninguna.

El día 10 de mayo de 1941, los ustacha proclamaban la independencia del nuevo Estado Independiente de Croacia. El 12 caía Belgrado. El 17 se rendían los restos del Ejército y el gobierno y el rey partían al exilio, instalándose en Atenas, Jerusalén y finalmente en Londres.





5. BALANCE


La dictadura del Rey Alejandro no logró sus objetivos de acabar con los problemas de los nacionalismos regionalistas ni de la precaria situación económica de gran parte de la población. La posterior regencia de su primo Pablo tampoco lo consiguió.

A pesar del acuerdo de último momento con la oposición croata de Ma?ek, el resto de comunidades mantuvo su descontento y los más extremistas entre los propios croatas no quedaron satisfechos con el pacto. A pesar de la cantidad de materias primas disponibles en el país no se desarrolló una industria potente y la que existía dependía en gran medida de capital y expertos extranjeros.

Las facilidades de inversión al capital extranjero atrajeron ciertas inversiones, pero convirtieron la economía nacional en semi-colonial. A pesar de los intentos estatales, especialmente a final de los años treinta, de potenciar la industria, el crecimiento de esta no bastó para absorber el crecimiento de la población ni paliar la pobreza del campo, ni para asegurar un crecimiento económico estable para el país.


Imagen

El General Simovi?, izquierda, junto al Rey Pedro II de Yugoslavia a su llegada a Londres el 21 de junio de 1941


Los sucesivos Gobiernos tampoco dedicaron la atención necesaria a la agricultura, contentándose con una reforma agraria tras la Primera Guerra Mundial que no logró mejorar la suerte de los campesinos.

Cuando llegó la Gran Depresión un gran porcentaje de los campesinos que conseguían crédito, habitualmente a intereses de usura, acumularon grandes deudas que los distintos gobiernos trataron en vano de paliar. No se solucionó el acceso al crédito del campesinado.

Cuando llegó la guerra la población se hallaba desilusionada, los reclutas croatas trataron de evitar acudir al frente, desertaron o se negaron a combatir, mientras que los serbios no fueron ni una sombra del ejército de la Primera Guerra Mundial.

El régimen se había ganado la oposición de todas las comunidades y la oposición, oportunista y frívola, tampoco había sostenido una postura constructiva. A pesar de dedicarse cerca del 50% del presupuesto estatal al Ejército a costa de las mejoras en el campo, las fuerzas armadas no lograron resistir el embate del Eje.





6. FUENTES


http://ww2diario.blogspot.com
http://etnics.es/foro/index.php/topic,1490.0.html
http://cup.columbia.edu
http://www.massviolence.org
http://euroheritage.net
http://www.hck.hr
http://en.wikipedia.org
http://www.answers.com
Se buscan hombres para peligroso viaje. Salario reducido Frío penetrante Largos meses de completa oscuridad Constante peligro. Dudoso regreso sano y salvo. En caso de éxito, honor y reconocimiento Ernest Shackleton
Avatar de Usuario
-
by:imlp:
-

Mensajes: 37
Registrado: 23 Jul 2008 00:46
País: Santiago, Chile


Re: Reino de Yugoslavia

Notapor Gerhard Barkhorn » 10 May 2009 14:58

Gracias por el aporte kamerad. Un importante papel jugaron los partisanos de Tito, hacian las cosas dificiles para los alemanes e italianos.


saludos
Avatar de Usuario
Oberleutnant
Gerhard Barkhorn
Oberleutnant

Mensajes: 2591
Registrado: 19 Feb 2009 00:52
País: Argentina


Re: Reino de Yugoslavia

Notapor albertoa » 10 May 2009 19:39

¿Reino de Yogoslavia? Que yo sepa no ha habido jamás un reino en Yogoslavia. Más bien es República yugoslava.

Saludos.

Unidad: 29th Infantry Division (U.S Army)


"Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza."
Nicolás Maquiavelo.

Ordre de la Libération (1) British Flying Cross (1) Purple Heart (1) Africa Star (1) Kinshi Kunsho (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (5) Conspicuous Gallantry (3) Commendation Medal (1) Polemikos Stauros (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1)
Avatar de Usuario
Colonel
albertoa
Colonel
Medallas: 19

Mensajes: 5755
Registrado: 03 Abr 2008 23:05
País: España


Re: Reino de Yugoslavia

Notapor LARRY » 10 May 2009 20:02

Efectivamente, nunca hubo tal reino.

Sólo cabe figurarse los conflictos étnicos que se originarían al establecerse una determinada dinastía...

En fin, creo que esto es lo que pasa cuando el "autor" no lee ni su propio copy/paste...

Rectifico:

Sí que hubo tal reino, de 1918 a 1941, con la caída del Imperio Austro-Húngaro tras la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, mantengo mi segunda frase... :roll: por desgracia.

Saludos

LARRY

US Antarctic Expedition (1) Orden Krasnogo Znameni (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Polemikos Stauros (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (2)
Avatar de Usuario
-
LARRY
-
Medallas: 6

Mensajes: 7894
Registrado: 20 Ene 2008 22:39


Re: Reino de Yugoslavia

Notapor albertoa » 10 May 2009 20:29

Si, si, cierto, pero no yugoslavo, sino serbio, Reino de Serbia o Gran Serbia.

Saludos.

Unidad: 29th Infantry Division (U.S Army)


"Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza."
Nicolás Maquiavelo.

Ordre de la Libération (1) British Flying Cross (1) Purple Heart (1) Africa Star (1) Kinshi Kunsho (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (5) Conspicuous Gallantry (3) Commendation Medal (1) Polemikos Stauros (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1)
Avatar de Usuario
Colonel
albertoa
Colonel
Medallas: 19

Mensajes: 5755
Registrado: 03 Abr 2008 23:05
País: España


Re: Reino de Yugoslavia

Notapor LARRY » 10 May 2009 20:44

No exactamente, camarada Alberto.

"El Reino de Yugoslavia (llamado Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos) (...)"

"????????? ???????????; Kraljevina Jugoslavija; Reino de Yugoslavia".

Saludos

LARRY

US Antarctic Expedition (1) Orden Krasnogo Znameni (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Polemikos Stauros (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (2)
Avatar de Usuario
-
LARRY
-
Medallas: 6

Mensajes: 7894
Registrado: 20 Ene 2008 22:39


Re: Reino de Yugoslavia

Notapor albertoa » 10 May 2009 21:46

Bueno, son matices... Como bien apuntas, es lo que se conoce como Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos. Llámalo como quieras, cuando yo estudié esa parte de la Historia los manuales lo llamaban "La Gran Serbia".

Saludos camarada!!

Unidad: 29th Infantry Division (U.S Army)


"Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza."
Nicolás Maquiavelo.

Ordre de la Libération (1) British Flying Cross (1) Purple Heart (1) Africa Star (1) Kinshi Kunsho (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (5) Conspicuous Gallantry (3) Commendation Medal (1) Polemikos Stauros (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1)
Avatar de Usuario
Colonel
albertoa
Colonel
Medallas: 19

Mensajes: 5755
Registrado: 03 Abr 2008 23:05
País: España


Re: Reino de Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial

Notapor abhang » 01 Abr 2018 09:51

Artículo revisado.
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division

Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)
Avatar de Usuario
Generalmajor
abhang
Generalmajor
Medallas: 12

Mensajes: 6555
Registrado: 18 Jun 2010 17:09
País: España



Volver a Índice general

Volver a Historia